ORGANIZACION Y FUNCIONES

FORMAS Y CONSTITUCION  

El órgano de administración y dirección de la Cámara es la Comisión Directiva. Conforme el nuevo Estatuto aprobado en Asamblea del 25 de abril de 2000, actualmente la Comisión Directiva está compuesta por 15 vocales titulares y otros tantos suplentes, elegidos por los asociados en Asamblea, que representan a todos los sectores de la producción y comercialización. El órgano se integra con 2 productores, 2 acopiadores, 1 representante de cooperativas agropecuarias, 3 corredores, 2 exportadores, 3 industriales (un aceitero, un molinero y uno elaborador de granos en general) y 2 representantes de otros sectores vinculados al comercio de granos. Para su conformación se ha tenido en cuenta la necesidad de conservar un equilibrio entre todos los sectores del quehacer agropecuario.
 


1. Resolución de conflictos (Arbitraje y Mediación)


1.1. Introducción: Tradicionalmente, la solución de las controversias que surgen en el comercio de granos y productos agropecuarios, se ha canalizado por la vía del arbitraje institucionalizado. Sin embargo, la Cámara es más que un tribunal arbitral: es un verdadero centro de resolución de conflictos, al estar en condiciones de brindar un servicio integral, consistente en asistir a los particulares que se encuentran enfrentados por una divergencia, utilizando para ello las distintas herramientas disponibles.

Si un acuerdo entre las partes es posible, se colaborará con ellas en la búsqueda de una conclusión amistosa de las diferencias, mediante la actuación de un mediador o un conciliador. Si no puede obtenerse por esa vía la solución al conflicto, se hará necesario que el tribunal arbitral intervenga para dictar un laudo que recomponga la situación de incumplimiento.

La competencia de la Cámara es amplia: alcanza a cuestiones derivadas de o relacionadas con la producción, comercialización o industrialización de productos agropecuarios, subproductos, derivados y afines, o de productos de la naturaleza, sea en su estado original o elaborados; con la prestación de servicios o cualquier otra clase de relación –contractual o no– entre las partes vinculadas a dichas actividades. No es necesario, para acceder a estos servicios, que las partes sean socias de la entidad.

Esta función de la Cámara está regulada en el Reglamento para la Solución de Controversias, aprobado como anexo al decreto 931/98.
 

1.2. Conciliación y Mediación: Uno de los objetivos del nuevo Reglamento fue el de incorporar, de manera expresa, la conciliación o mediación como formas de resolver los conflictos que las partes planteen ante la Cámara.

Esta función, inicialmente implícita en el trámite de un arbitraje, puede ser ahora autónoma e independiente de aquel. Cualquiera de las partes puede solicitar a la Cámara su intervención a los fines de conciliación o mediación con anterioridad a la sustanciación del juicio arbitral, o durante su tramitación. Cualquiera de las partes puede dirigirse a la Cámara solicitándole que cite a la otra a fin de promover un acercamiento entre ambas, para buscar un acuerdo mutuamente satisfactorio.

Esta instancia es estrictamente voluntaria: cualquiera de las partes puede decidir, a su solo arbitrio, la finalización del proceso, en cualquier estado en que éste se encuentre, por lo que la mediación dura mientras las partes tengan la disposición de seguir negociando con la asistencia del mediador.

En caso de ser aceptada su intervención se designa un mediador, que actúa como facilitador de la comunicación entre las partes, y las asiste en la negociación, sin tener poder de decisión alguno sobre las partes. Este procedimiento es sencillo e informal, y habitualmente el conflicto se soluciona al cabo de un par de reuniones.

El procedimiento de mediación es confidencial. Además del compromiso que asumen a este respecto las partes y el mediador, no se deja constancia escrita de las manifestaciones o propuestas realizadas durante la mediación y únicamente se documenta el acuerdo –total o parcial– al que arriben las partes.

Si las partes no llegan a acuerdo alguno, se mantienen los derechos y acciones que tenían con anterioridad. Específicamente, si las partes se habían sometido a la jurisdicción de la Cámara como tribunal arbitral, cualquiera de ellas podrá dar inicio al arbitraje, promoviendo la demanda arbitral correspondiente.

Si durante el transcurso de la mediación las partes lograran un acuerdo el mismo es elevado por el mediador al tribunal arbitral, quien lo hace constar en forma de laudo arbitral, lo que otorga a ese acuerdo la misma naturaleza y efectos que éste.
 

1.3. Arbitraje contractual: El sistema de arbitraje, como modo de solución de litigios ha demostrado ser una fórmula eficiente, calificada como una verdadera necesidad del tráfico mercantil. La celeridad con que se resuelven los conflictos, la especialización de los árbitros que laudarán sobre cuestiones de su propia actividad, la confianza que implica para las partes el ser juzgados por un Tribunal voluntariamente elegido por ellas, el menor costo y la mayor confidencialidad, así como el menor desgaste que produce entre las partes, lo convierten en un sistema idóneo para resolver desacuerdos originados en relaciones comerciales duraderas.

Las funciones arbitrales de la Cámara Arbitral son cumplidas por su Comisión Directiva, que se constituye en Tribunal Arbitral de amigables componedores y –en conjunto– dictamina sobre las cuestiones que las partes le plantean.

Esta composición de Tribunal implica por un lado la calificación del arbitraje "institucional", con el órgano ya constituido en forma permanente, evitándose las complicaciones y demoras que se generan en el sistema tradicional con la designación de los "árbitros de parte". Por otro lado tiene la ventaja de asegurar a las partes una solución comercial al conflicto, siendo éstas juzgadas por sus propios pares, comerciantes con experiencia en la materia.
Su competencia como árbitro es consecuencia de que las partes se someten voluntariamente a su jurisdicción, al celebrar contratos que contienen la cláusula compromisoria en virtud de la cual ya acuerdan que cualquier diferendo referido al contrato deberá ser juzgado por la Cámara Arbitral.

Las denominadas demandas arbitrales son litigios contradictorios motivados por incumplimientos contractuales o diferendos, en los que el Tribunal, luego de una tramitación sumarísima destinada a esclarecer los hechos, dicta un laudo resolviendo la cuestión. Este laudo, una vez agotados los recursos o consentido, es título ejecutorio que permite hacer cumplir la decisión en la Justicia Ordinaria.

El procedimiento arbitral está sistematizado en el Reglamento para la Solución de Controversias (aprobado como anexo al decreto 931/98) y, para decidir sobre las cuestiones que las partes le plantean, el tribunal aplicará, siempre que las partes no hayan convenido algo diferente, las Reglas y Usos del Comercio de Granos

1.4. Arbitrajes de mercadería: Además de los casos mencionados, existen también supuestos de arbitraje especializado en cuestiones de calidad o condición de mercadería. En los arbitrajes de mercadería las partes buscan que la Cámara establezca las rebajas que correspondan sobre mercaderías entregadas que contengan defectos que, por exceder de las tolerancias, escapan a las rebajas que disponen las normas de comercialización, por rubros de calidad y/o condición solamente determinables aplicando un criterio comercial. Con las muestras a la vista, los árbitros fijan el valor comercial de la mercadería.

Existe también una clase especial de arbitraje de mercadería, que se denomina "recibo oficial": se originan cuando el comprador se niega a recibir una mercadería por exceder las tolerancias reglamentarias. A pedido del vendedor, la Cámara envía un perito para extraer una muestra, que luego se analiza en los laboratorios dictaminándose si la mercadería es de recibo o de rechazo. Atendiendo a la necesidad de celeridad y confiabilidad de la decisión (mientras se sustancia la disputa, los camiones o vagones permanecen a la espera generando estadías costosas) la Cámara resuelve el problema dentro de las 24 horas de presentado.


2. Arbitraje internacional: Desde 1988 la Cámara Arbitral sumó una función trascendente para el comercio de granos del país, al ser nominada como Tribunal Arbitral Internacional habilitado para intervenir en diferendos originados en contratos regidos por las normas FIS internacionales. La designación de la Federación Internacional de Semillas reviste importancia para la Argentina, por ser el primer Tribunal habilitado en América Latina, y porque el vendedor de la semilla tiene derecho a litigar ante el tribunal de su país, si éste se encuentra habilitado por la entidad internacional.

Como consecuencia de esta nominación la Cámara ha administrado varios arbitrajes internacionales, habiéndose dictado laudos que luego debían ser ejecutados en terceros países.


3. Precios orientativos: Desde sus orígenes, la Cámara Arbitral participó en la fijación de los precios de pizarra que reflejan el mercado disponible de granos. Los precios, formados por el libre juego de la oferta y la demanda en el mercado, evaluados por una Comisión de representantes de los sectores, reflejándose en la pizarra aquel que sea considerado el más representativo de ese mercado. De acuerdo a lo dispuesto por el Decreto 1058/99, los precios que la Cámara informa son determinados por una Comisión de representantes de los sectores, designados por las entidades, que se integra en forma proporcional entre vendedores, compradores y corredores.

Dicha Comisión se nutre de la información que le proporcionen los operadores, directamente o a través de sus entidades representativas, o de la que obtenga de los recintos de operaciones.

Los Precios de Cámara, que resultan orientativos y no obligatorios para ningún segmento de la comercialización, están referidos a negocios efectivos sobre mercadería disponible, condiciones cámara, con entrega inmediata y pago al contado. Además de los mercados en las condiciones antedichas, se ha decidido también informar precios para Trigo con inclusión del art. 12 del estándar con pago 15 días.

La Comisión encargada de determinar los precios se guiará por un conjunto de reglas, que se han denominado Reglas para la Fijación de Precios, que la Cámara ha dictado con el consenso de todos los sectores.


4. Análisis de calidad: La Cámara se encuentra en condiciones de realizar una extensa variedad de análisis destinados a verificar la calidad tanto en productos primarios como en subproductos o derivados, así como en alimentos. Sobre muestras que las partes le presentan, la Cámara determina la calidad de la mercadería y emite un certificado.

Cuando se trata de análisis de calidad comercial, el certificado que emite la Cámara es utilizado para liquidar las operaciones de compraventa o depósito y se realiza sobre muestras representativas de la entrega, que ambas partes extraen al momento de la descarga.

Al ingresar la muestra para su análisis, la misma es homogeneizada y dividida, remitiendo a las diferentes dependencias técnicas un "corte" sólo individualizado con el número, de manera que los operadores que realizan las determinaciones analíticas ignoran los nombres de las partes intervinientes.

Para los casos en que alguna de las partes no está de acuerdo con el resultado analítico, existe un recurso de reconsideración ante la propia Cámara y un posterior recurso de apelación ante el Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA).

Existen asimismo análisis especiales que los usuarios pueden pedir para determinados rubros no tradicionales o no requeridos comercialmente, no sólo de cereales y oleaginosos, sino de aceites, harinas, subproductos, derivados o productos alimenticios ya elaborados, o respecto de "muestras abiertas" (muestras no representativas de una operación comercial) a modo de control o verificación para quien lo solicita.

Cuenta también con un laboratorio especializado en análisis de semillas, tendientes a verificar la aptitud y calidad de la semilla destinada a la siembra, así como su comportamiento en condiciones favorables o adversas.

Como miembro de FOSFA y de GAFTA, la Cámara puede emitir certificados con validez internacional, tanto en cereales y oleaginosos como en aceites.

Además de los métodos oficializados por la Secretaría de Agricultura para los rubros comerciales, se siguen métodos analíticos internacionales y los establecidos por las normas IRAM. Respecto de semillas se utilizan métodos oficiales de la International Seed Testing Association (ISTA).

La Cámara es miembro del IRAM, de la Red Argentina de Poscosecha de Granos, del Instituto Argentino de Oleaginosos, de la Asociación Argentina de Grasas y Aceites y de la Asociación Química Argentina.

Diseño  / Programación / Publicación: Contactar